902 876 892 - 965 337 373

Carrer Isabel la Católica, 41, 03803. Alcoi. Alicante

El móvil se ha convertido en una extensión más de nuestro cuerpo. Es muchísima la información que compartimos a diario a través de nuestro smartphone, un dispositivo que se ha convertido actualmente en uno de nuestros bienes más preciados. Por ello no es extraño que si a nadie le gusta que cotilleen en sus cosas, menos aún que lo hagan en nuestro móvil.

Aunque la mayoría tiene protegido su móvil con contraseñas, la huella digital o el reconocimiento facial, en ocasiones damos permiso a algunas personas para que accedan al contenido de nuestro smartphone. No obstante, es posible que no nos interese que vean todo lo que almacenamos. Ante estas situaciones, resultan muy útiles algunas aplicaciones que permiten ocultar los datos que guardamos en nuestro dispositivo.

Estas 'apps' son muy recomendables, por ejemplo, para no dejar a la vista material sensible como fotos y vídeos privados que deseamos mantener lejos de miradas ajenas. Desde material multimedia de nuestras celebraciones, vacaciones, encuentros familiares€ hasta contenido mucho más comprometido como fotos íntimas. Y es que, ¿qué pasaría si nos robaran nuestro móvil? ¿Somos conscientes de todo el contenido al que el ladrón tendría acceso?

Más allá de su descarga, el funcionamiento de estas aplicaciones suele ser muy sencillo e intuitivo, por lo que no se necesitan conocimientos avanzados. Este tipo de apps crean una carpeta en la memoria interna del smartphone o bien en la tarjeta externa SD y la ocultan para que nadie sepa que existan. De esta forma, todo el contenido que introducimos en la carpeta queda escondido. En otros casos, los ficheros que guardamos no aparecen en las búsquedas ni en las galerías.

Keep Safe

Esta aplicación nos permite proteger la privacidad de nuestras fotos y vídeos personales, ya que los bloquea mediante un PIN o autenticación mediante huella dactilar.

Las imágenes seleccionadas desaparecen de nuestra galería de fotos públicas, de manera que mantenemos bajo control el contenido que no deseamos que otras personas puedan ver. Esta aplicación está disponible tanto para Android como para iOS.

Las mejores aplicaciones para ocultar tus fotos privadas Foto: Shutterstock

GalleryVault

El funcionamiento de esta app es muy similar al de Keep Safe. En este caso, también nos permite ocultar de una forma muy sencilla e intuitiva todas aquellas fotos, vídeos y cualquier otro archivo que no deseamos que otros vean en nuestro Android.

Solo mediante la introducción de un PIN secreto podremos acceder al material digital que hayamos seleccionado para ser escondido.

AppLock

Esta aplicación resulta también ideal para gestionar la privacidad de nuestro dispositivo, ya que permite esconder de la galería las imágenes que deseamos que no estén accesibles de forma directa. A través de un PIN o contraseña, solo nosotros podremos acceder a las fotos privadas.

Además, esta app de Android permite bloquear el uso o desinstalación de las aplicaciones que tengamos instaladas en nuestro smartphone.

Las mejores aplicaciones para ocultar tus fotos privadas Foto: Shutterstock

PrivateMe

Se trata de una aplicación gratuita para Android que ofrece multitud de opciones para quienes deseen exprimir al máximo el tema de la privacidad. De hecho, permite incluso esconder las aplicaciones que deseemos de nuestro teléfono. De esta forma, se crear un espacio 'seguro' dentro del terminal al que solo el propietario del móvil sabe cómo acceder. Por descontado, también permite ocultar fotos de nuestra galería (o crear un álbum oculto) para ahorrarnos momentos embarazosos o posibles descuidos.

Para que nadie sepa que usas esta app para gestionar tu privacidad, la aplicación adquiere el interfaz de una calculadora cuando está en el menú. Para acceder a ella hay que introducir correctamente una combinación de números y, mientras tanto, funciona como una calculadora normal y corriente para no levantar sospechas.

Google Fotos

La aplicación de gestión de imágenes de Google dispone también de una opción a través de la cual el usuario puede archivar u ocultar fotos, de forma que solo pueden ser vistas por la persona que las ha publicado.

Para hacerlo, debemos acceder al menú lateral de Google Fotos, donde aparece la nueva función de archivar, y seleccionar aquellas imágenes que queremos que desaparezcan de nuestras publicaciones visibles.

Las mejores aplicaciones para ocultar tus fotos privadas Foto: Shutterstock

File Hide Expert

Se trata de una aplicación con un funcionamiento muy sencillo que además de fotos y vídeos también permite ocultar archivos e incluso carpetas enteras. Este material sensible se puede esconder tanto en la memoria interna de nuestro smartphone como en la tarjeta SD.

El contenido solo es accesible una vez introducida correctamente una contraseña. Si te olvidas de ella, la podrás recuperar solicitando que te manden un correo electrónico a la dirección que previamente hayamos indicado.

 
 

 
(fuente: https://www.diariodeibiza.es/vida-y-estilo/tecnologia/2019/01/11/mejores-aplicaciones-ocultar-fotos-privadas/1040375.html?fbclid=IwAR3vXzD83FI4zeBRLJvonWQcGx2PNZq3ITLOyxn8dInuNswlsmSzQGK8rEE)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Publicado en Noticias

#Collection #1 es el nombre dado a la mayor filtración de cuentas de usuario tras el hackeo admitido por Yahoo en 2016

Los hackeos y filtraciones de dato de usuario son una constante en la era de la hiperconectividad, pero no es lo mismo que un servicio como Facebook admita una brecha de seguridad a que se expongan casi 773 millones de cuentas de correo electrónico sin que haya un claro origen ni autor.

Esto es lo que ha identificado el experto en ciberseguridad Troy Hunt. A través de su plataforma 'Have I Been Pwned?', Hunt ha identificado una masiva filtración de 772.904.991 cuentas de correos electrónicos junto con 21 millones de contraseñas de los mismos. Bautizada como #Collection #1, se trata de la segunda mayor filtración de la historia tras la admitida por Facebook en 2018.

Hunt ha recopilado más de 12.000 archivos con 2.700 millones de entradas en las que aparecen toas las cuentas y contraseñas expuestas. En total, pesan 87GB y están disponibles para descargar online, aunque si lo que quieres es corroborar si tu correo está en la lista, puedes hacerlo a través de esta misma web.

Por el momento, no hay mucho más que hacer que comprobar si estás entre los afectados, pues no se ha encontrado a un responsable de esta masiva filtración de información. Según Wired, no hay patrón claro y por el momento sólo estamos ante una colección aleatoria que asusta sobre todo por su tamaño.

Muchas de las cuentas ya habían sido filtradas previamente y ya eran inseguras, pero según el análisis de la información, alrededor de 140 millones de cuentas y más de 10 millones de contraseñas son totalmente nuevas y no figuraban previamente en otros ficheros.

Como siempre que se produce una filtración masiva de correos electrónico, conviene cambiar la contraseña de tus cuentas. Si no sabes cómo generar una que sea segura y que cuesta mucho tiempo y recursos hackear, puedes probar con nuestros consejos para crear una contraseña segura y que sea fácil de recordar.

Durante 2018, fueron varios los casos de filtraciones de cuentas de correo y de usuarios que se produjeron en servicios importantes. Yahoo reconoció el hackeo de 3.000 millones de cuentas en 2016, una cifra asombrosa y alejada de otros casos también relevantes, como el hackeo de la web de citas AdultFriendFinder, que expuso a sus 400 millones de usuarios.


 
(fuente: https://www.elmundo.es/tecnologia/2019/01/17/5c4076c6fdddff8b608b4617.html)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Publicado en Noticias

WhatsApp ha recuperado el servicio tras sufrir este martes un fallo a nivel mundial que ha afectado a la plataforma en España, durante alrededor de una hora, según han denunciado varios usuarios a través de las redes sociales. La popular aplicación de mensajería instantánea, la más utilizada en todo el mundo, no permitía recibir mensajes, lo que ha generado un aluvión de mensajes tanto en Twitter como en Facebook.

La aplicación, propiedad de Facebook, tiene más de mil millones de usuarios activos y es una de las aplicaciones móviles más populares de Internet.

 

Hasta ahora, ni WhatsApp ni Facebook han informado de las causas de la caída del servicio.


 
(fuente: https://www.diariodeibiza.es/vida-y-estilo/tecnologia/2019/01/22/whatsapp-sufre-caida-servicio-nivel/1042638.html?fbclid=IwAR0jNzonr06bYpadwLzqwCpXbYZgH7Ds3Tk55p3MGnaoVUwFbqa8W0I4c-Q)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Publicado en Noticias

Ya lo había anunciado, pero faltaba la fecha. Finalmente, el 31 de diciembre de 2016, WhatsApp dejará de funcionar para algunos móviles con versiones muy antiguas del sistema Android (versión 2.0 o anteriores). Los teléfonos Nokia que utilicen Symbian y las BlackBerry serán fundamentalmente los terminales afectados. 

La empresa ha señalado que no ha sido "una decisión fácil", pero que es la "correcta" para ofrecer un buen servicio: "Mirando hacia el futuro, queremos enfocar nuestros esfuerzos en plataformas móviles que la gran mayoría de la gente use". 

Algunos foros especializados apuntan a que es posible que WhastApp lance a finales de año su función para videollamadas, lo que lo convertiría en una app incompatible con terminales antiguos. 

Teléfonos y sistemas operativos afectados

  • BlackBerry, incluyendo BlackBerry 10
  • Nokia S40
  • Nokia Symbian S60
  • Android 2.1 y Android 2.2
  • Windows Phone 7.1

 

Publicado en Noticias

España por fin tendrá representación en el teclado de emojis: la paella. Pero no será lo único nuevo, pues llegan caracteres tan útiles como el murciélago. ¡Por fin podremos hablar de Batman con un emoji coherente! Además, también llega el esperado facepalm, el bacon, el bailarín a lo Travolta, el choque de puños, brindis con champán y... ¡hasta una gimnasta!. Realmente la Emojipedia no va a parar hasta que todas las palabras y expresiones estén en nuestro teclado.

El Comité Ejecutivo había aceptado en enero 74 nuevos caracteres que llegarían a mediados de este año, según indicaba entonces la propia Emojipedia.

Sin embargo, el Consorcio Unicode acaba de dar a conocer la lista final de los 72 nuevos emojis, y tiene algunos cambios con la lista que se presentó en enero. No se han aprobado ni el emoji de la caza ni el de la escopeta, tampoco los palos de comida china, la comida para llevar, las galletas de la fortuna y la cara con el ceño fruncido. Así, este mes llegarán 22 nuevas caras, 18 nuevas comidas y bebidas, y nuevos animales, actividades y objetos.

Os dejamos la lista completa en una imagen, que vale más que mil palabras describiéndolas. El 21 de junio estarán disponibles, pero habrá que esperar a que los sistemas operativos los incluyan en sus plataformas. Lo que podemos asegurar es que llegarán con iOS 10 y Android N, cuyos lanzamientos están previstos para este verano.

 

Publicado en Noticias

Un rápido vistazo mientras caminamos por la calle nos da una idea de la realidad actual en lo que respecta a los móviles: varias cabezas agachadas sin perder el ojo a las pantallas de los smartphones mientras pasean, y unos pocos que mantienen alguna animada conversación a través del móvil. Pero cada vez son menos. Un reciente estudio llevado a cabo por Pew Research entre los adolescentes estadounidenses ponía cifras a esta revolución en la forma de comunicarnos: preguntados sobre la forma preferida de comunicarse con sus amistades más cercanas, un 80% de los encuestados escogió las aplicaciones de mensajería en primer lugar. Las conversaciones telefónicas van quedándose arrinconadas como un hábito del pasado. ¿Qué está sucediendo exactamente?

Las nuevas generaciones han adquirido el hábito de utilizar el móvil como si fuera un 'walkie-talkie', manteniendo conversaciones asíncronas: uno envía un mensaje por WhatsApp y el receptor lo contesta cuando cree conveniente 

Los expertos hablan de un claro cambio de costumbres y apuntan como causante a la irrupción del smartphone. “El punto de inflexión tuvo lugar en el año 2011, cuando, por primera vez, los smartphones y tabletas superaron en venta a los ordenadores”, explica Javier Zamora, profesor titular de Sistemas de la Información en la escuela de negocios IESE. Según este experto, el móvil se ha convertido en el principal “punto de acceso a Internet” y de esta manera, el texto escrito de las apps de mensajería está arrinconando a la interacción empleando la voz. Se trata de un cambio sociológico en el que, según apunta Zamora, incluso “la llamada puede ser considerada como intrusiva”.

Publicidad

Esta nueva generación se ha habituado a lo que los expertos describen como una comunicación asíncrona: uno envía un mensaje por WhatsApp y el receptor lo contesta cuando cree conveniente. Este fenómeno queda más patente con otro hábito muy extendido entre los adolescentes: el envío de audios mediante WhatsApp o aplicaciones semejantes. Los más jóvenes llegan a utilizar el móvil como si fuera un walkie-talkie en el mejor de los casos, manteniendo conversaciones, una vez más, asíncronas. De nuevo, pierde la espontaneidad de la conversación, y en el plano técnico, la voz pierde terreno frente a los datos en el móvil.

Realmente, los más jóvenes tampoco han conocido el protagonismo único del teléfono fijo de casa, la única forma de comunicarse a distancia durante muchos años, y ahora disfrutan de un dispositivo en sus manos permanentemente conectado a Internet. De hecho, les resulta más cómodo enviar un emoticono y cuatro palabras que llamar a alguien para transmitir un mensaje. Sin embargo, esta forma de comunicación se deja demasiado por el camino: sus protagonistas no transmiten emociones, y lo que es peor, no son capaces de interpretar los sentimientos implícitos de la llamada comunicación no verbal. En este sentido, la psicóloga del MIT Sherry Turkle ya alertó sobre el miedo de ciertos adolescentes a hablar y en su lugar recurrir a las aplicaciones de mensajería para transmitir mensajes mas comprometedores emocionalmente.

Los móviles van matando poco a poco los sentimientos en la comunicación que son torpemente sustituidos por los emoticonos, pero esta generación con alergia al cara a cara también se está dejando por el camino la empatía. Los expertos aseguran que los más jóvenes han perdido las referencias. Y ponen como ejemplo el caso de una joven que recurrió a Reddit para saber si hablaba lo suficiente por teléfono con su pareja: habían pasado tres semanas desde la última vez que lo hicieron. Sherry Turkle destaca además que los móviles afectan a nuestra conducta aunque no los estemos utilizando: algunos estudios sostienen que los interlocutores tienden a mantener conversaciones más triviales cuando hay un móvil sobre la mesa, al aumentar la probabilidad de poder ser interrumpidos. El panorama parece que no pinta mejor de cara a futuro: la voz se ha convertido en una commodity (para los operadores que ahora se afanan por rentabilizar el creciente consumo de datos entre los usuarios.

 

Publicado en Noticias

WhatsApp sigue intratable en el cada vez más importante mundo de las aplicaciones de mensajería, como demuestran los 1.000 millones de usuarios activos que la usan al menos una vez al mes, según la compañía. A pesar de esa cifra absolutamente espectacular, sus competidores directos, Telegram y Snapchat, están logrando también crecer en número de usuarios.

Los cambios introducidos últimamente en ambas aplicaciones han logrado convencer a muchos de que merece la pena usarlas, bien sea como aplicación principal o secundaria de mensajería. Al igual que es común usar varias redes sociales, cada vez más gente utiliza varias aplicaciones de mensajería. Un fenómeno que se produce porque estas incorporan funciones que marcan diferencias con la competencia.

La aplicación canadiense Kik, por ejemplo, ha logrado hacerse bastante popular entre los adolescentes de Estados Unidos gracias a que permite un anonimato absoluto. No está conectada con redes sociales ni vinculada a un número de teléfono. Basta con registrarse con cualquier nombre y elegir una foto de perfil para comenzar a chatear. Desde su creación en noviembre de 2012 hasta agosto de 2015 había logrado que 240 millones de usuarios estuviesen registrados.

Entre las últimas apps en llegar a esta fiesta está Wire, en la que participa Skype. Su punto fuerte es que sus creadores dicen que es incluso más segura que Telegram. También hay otras plataformas veteranas que pelean por llevarse su parte del pastel, como Line. La empresa propietaria de esta aplicación, muy popular en algunos países de Asia, tenía 215 millones de usuarios únicos activos al mes en 2015.

Cuando se lanzó Line un problema que probablemente frenó su expansión fue que los teléfonos de hace unos años se ralentizaban al cargarla porque requería de demasiados recursos, algo que no sucedía con WhatsApp. En agosto de 2015 se lanzó una versión más ligera de Line, quizá algo tarde.

Un juego a tres bandas

Una señal indica que, a pesar de su enorme número de usuarios activos, WhatsApp ha entendido que a la competencia hay que tomársela en serio: en unos meses dejará de funcionar en sistemas operativos móviles en decadencia, como Symbian o Blackberry, un paso necesario para poder modernizarse y ofrecer funciones similares a las de Snapchat y Telegram, sus más serios rivales, al menos si nos atenemos al crecimiento de ambas aplicaciones.

Los responsables de Telegram  comunicaron que habían alcanzado los 100 millones de usuarios activos en febrero, una cifra que no está nada mal si se tiene en cuenta que sólo tiene dos años de vida. En la web de Snapchat se dice que hay 100 millones de usuarios activos diariamente, aunque fue fundada en 2011, por lo que su crecimiento no ha sido tan rápido como el de Telegram. A pesar de ello, muchos la toman bastante en serio porque en Estados Unidos, según la compañía, el 60% de las personas de entre 13 a 34 años la utilizan, algo que ha logrado que esté en el punto de mira de las empresas que desean llegar a ese grupo de población.

Ambas aplicaciones tienen en común que están rompiendo las barreras de lo que hasta ahora se entendía que era una aplicación de mensajería. Telegram ha optado por potenciar la seguridad y los grupos, que desde hace pocas semanas pueden estar formados por hasta cinco mil miembros. Snapchat, además de chatear, permite contar historias con imágenes en público y sus usuarios pueden informarse a través de los medios de comunicación que están presentes en la plataforma. También se retransmiten eventos en directo.

Hace pocos días Snapchat realizó una importante renovación de su servicio. Es lo que la compañía ha denominado chat 2.0, una serie de funciones que acercan la aplicación a lo que ofrece WhatsApp. Ya es posible realizar llamadas y mandar mensajes de audio o vídeo. También se pueden usar las llamadas pegatinas, que no son otra cosa que emoticonos bastante sofisticados. Una moda que inició Line en su momento y de la que recogió el testigo Facebook Messenger.


La aplicación canadiense Kik ha logrado hacerse bastante popular entre los adolescentes de Estados Unidos gracias a que permite un anonimato absoluto

Estas novedades parecen un intento por atraer a aquellos usuarios que ven a Snapchat como algo demasiado exótico y alejado de lo que se espera de una aplicación de mensajería. No hay que olvidar que uno de sus elementos más característicos es la posibilidad de compartir fotos y vídeos en público a todos los contactos de la misma forma que en una red social. También en esto se han introducido cambios: todas las historias compartidas en público se muestran seguidas, sin tener que ir seleccionando una por una, una función que parece pensada para aumentar la audiencia de estos mensajes.

Lo que no cambia es la fugacidad. Esto fue lo que hizo popular la aplicación entre aquellos que les parecía buena idea que las imágenes y mensajes no se almacenasen en el teléfono del que las recibía. Una cualidad que hizo que muchos vieran en sus comienzos a Snapchat como una app exclusivamente diseñada para practicar sexting.

Telegram, en cambio, parece estar intentando ganar usuarios intentando sustituir con sus grupos a los tradicionales foros, como demuestra que ya existan varios de estos grupos de Telegram creados por usuarios del que es el mayor foro de España: Forocoches. Incluso existen webs especializadas en encontrar grupos sobre toda clase de temas.


Ya es posible realizar llamadas y mandar mensajes de audio o vídeo por Snapchat

Otro de los puntos fuertes de la app es que es bastante útil para compartir archivos, pues estos pueden tener hasta 1,5 gigas de capacidad, suficiente para enviar un largometraje con resolución Full HD, y cuenta con almacenamiento en la nube. Lo que facilita que no haya que guardar en el teléfono los mensajes y fotos. Además, funciona con ordenadores y tabletas mucho mejor que WhatsApp, incluso es posible crear enlaces en una web que lleven a un grupo de Telegram. En el blog de la aplicación se enumeran las últimas novedades que se introdujeron en febrero, la mayoría de ellas precisamente destinadas a reforzar los grupos. También se mejoró el soporte para crear usuarios virtuales, bots, que pueden responder a preguntas básicas, algo que permite realizar por ejemplo un pedido a domicilio. Telegram también admite gifs, mientras que WhatsApp no.

Es difícil saber si queda hueco para que alguna nueva plataforma pueda despuntar entre WhatsApp, Telegram y Snapchat. Algunos miran a Google. Hubo un tiempo en el que el chat de Gmail, hoy reconvertido en hangouts, era más importante que WhatsApp. Pero no se supo adaptar a su uso en móviles. Hace poco se filtraba que los de Mountain View podrían estar a punto de intentar recuperar el terreno perdido a través de una aplicación llamada Google Space, que probablemente vendría instalada por defecto en la próxima versión de Android. Aunque como Google+ ha demostrado a la hora de la verdad eso no supone una gran ventaja.

 
(fuente: http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2016/04/01/actualidad/1459511126_316410.html?rel=mas%3Frel%3Dmas)
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 


 

 
 
 
 
 
Publicado en Noticias

Whatsapp no deja de actualizarse y recibir novedades. Y, aunque la mayoría de ellas no son grandes despliegues, parece que están a punto de llegar algunas funciones que renovarían por completo la aplicación.

Así, según se puede saber por las versiones beta y otros servicios de prelanzamiento, como la traducción de opciones de Whatsapp, esta app está preparando videollamadas, un contestador automático e incluso códigos QR para agregar contactos, lo que permitiría no tener que facilitar nuestro número de teléfono para poder charlar con otras personas.

Aunque las videollamadas llevan rumoreándose desde hace un año, esta vez parece que su llegada está muy cerca, ya que se han podido ver capturas de pantalla de esta nueva función en usuarios beta de iOS.

Según las capturas de pantalla que publica el portal Phone Radar, se puede ver un icono de videollamada en una conversación abierta, justo al lado de otro botón que indica llamada de voz. En las opciones de grupos, además de las opciones habituales, aparece también la opción de videollamada.

Esta nueva función podría llegar de forma inminente a los iPhones, ya que la versión beta en la que se hicieron estas capturas de pantalla corresponde a la 2.16.525 de iOS, y la última versión disponible es la 2.16.623. Sin embargo, no se sabe todavía cuándo la implantarán los teléfonos Android, ya que esta función no ha llegado a las betas de estos aparatos.

Por otra parte, gracias al centro de traducciones de Whatsapp, donde la compañía solicita traducciones de alguna función a todos los idiomas, se puede intuir que pronto llegará un contestador automático, ya que la aplicación ha pedido que se traduzca "Record Voice Mail", es decir: "Grabar mensaje de voz". Así, se sospecha que el contestador llegará junto a las videollamadas, para dar la posibilidad a los usuarios de dejar un mensaje si alguien no responde a alguna llamada.

Agregar contactos sin dar el número de teléfono

Al parecer, Whatsapp implantará códigos QR para abrir conversaciones, algo muy útil cuando nos interesa chatear en la aplicación sin dar nuestro número de teléfono. Según se puede ver en una captura de pantalla divulgada por ADSLZone, estos códigos podrán ser escaneados para agregar a un contacto a la lista.

Sin embargo, aunque parece que todas estas nuevas funciones parecen ir en serio, no sabemos la fecha exacta de llegada a los usuarios.

 
(fuente: http://www.elmundo.es/tecnologia/2016/05/04/5729eb25e5fdea117c8b4584.html)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 


 

 
 
 
 
 
Publicado en Noticias

¿Qué tiene WhatsApp que no tengan las telefónicas? ¿Por qué los gigantes dueños de las redes no logran hacerle sombra? ¿Por qué hasta las abuelas han aprendido a pronunciar tan bien esa marca extranjera que se ha aceptado como sinónimo de mensaje? La respuesta es un número: 1.000 millones de usuarios a nivel mundial. Y no se alcanza de un día para otro.

El caso español es paradigmático. Precisamente el año que nació WhatsApp, 2009, en España pasó a ser más caro enviar un SMS dentro del país que si se enviaba desde el extranjero. ¿Cómo es posible? Ese año Europa puso tope a las tarifas en roaming (servicios telefónicos fuera del país), pero en los precios nacionales no podía intervenir. Las telefónicas se aferraron entonces al pastel de los mensajes, que en 2009 les reportó 1.600 millones de euros.

Pero todo cambió a partir de ese año. En 2014 (último dato anual completo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), las telefónicas facturaron 300 millones por SMS. Y bajando. Hoy, el 70,2% de los españoles usa WhatsApp, según el barómetro del CIS de febrero. De ellos, el 42,3% reconoce consultarlo continuamente y otro 47,4%, varias veces al día.

«Las telefónicas han sido tan lentas que han permitido que ocurra lo que suele pasar con los productos digitales, donde lo importante no es tanto la tecnología como la acumulación de usuarios que se acostumbran a ella. Es el network effect», comenta Francesc Carreras Comes, profesor de Marketing de Esade. En España y otros muchos países ha ocurrido con WhatsApp. En EEUU gana de largo Messenger. Y si eres de Corea del Sur, te conectarás con Kakao Talk, lo que usa todo el mundo. Mientras, las telecos han intentado prácticamente de todo para parar -o emular- el fenómeno de los mensajes gratuitos.

Primera batalla: imitar. Movistar, Vodafone y Orange lanzaron a finales de 2012 una aplicación basada en Rich Communications Suite (RCS), un estándar que permite enviar mensajes, llamadas, vídeos y ficheros adjuntos, para intentar competir con WhatsApp. Joyn, el invento de las operadoras, lanzado en España en 2012 por Vodafone, Movistar y Orange, fracasó estrepitosamente. «Las soluciones que llegan más tarde, aunque estén basadas en una tecnología mejor, suelen fracasar frente a la fuerza de lo ya existente», explica el profesor Carreras. Y tampoco es que pusieran mucho entusiasmo en su propio WhatsApp (relanzado en febrero de este año, esta vez con Google como aliado). Tendrían que competir por el producto gratuito y ése no es su negocio.

En cambio, sí es el negocio de Facebook, que compró WhatsApp por 19.000 millones de dólares en 2014 y sigue diciendo a sus inversores que no tengan prisa por ver ingresos. Antes quiere más clientes, muchos más. Facebook no es una teleco, es una empresa de publicidad. La potencia de WhatsApp, unida a Messenger (propiedad también de la compañía de Zuckerberg) y al propio Facebook será en unos años la mayor palanca de ingresos basados en publicidad segmentada del mundo, dicen los analistas.

Segunda batalla: hacer lobby. Cada vez que tienen ocasión, las telefónicas piden que la regulación no permita que los grandes de internet sigan en un limbo regulatorio. Piden un marco normativo europeo que ate en corto a estas empresas que, según el argumentario tan básico como certero de las telefónicas, no dan casi empleo, no invierten en las redes por las que pasan, ni pagan impuestos en el Viejo Continente.

La madre de todas las batallas: subir las tarifas de sus servicios. Quien piense que las telefónicas han compensado con las conexiones a internet lo que han dejado de ingresar por otros servicios se equivoca. Según la CNMC, los ingresos por llamadas y mensajes móviles en 2014 fueron 7.800 millones menos que en 2008. Al mismo tiempo, la facturación anual por servicios de banda ancha móvil sólo ha aumentado en 2.500 millones. La crisis exacerbó la competencia, provocando una guerra de precios que minó los resultados y que vino a unirse al éxito de los servicios sustitutivos como el de WhatsApp.

El nuevo problema es que las telefónicas no tienen ni idea de dónde está el horizonte de la mensajería instantánea. Desde el pasado ejercicio, WhatsApp permite llamadas a través de internet. Es algo que ya hacían Facebook, Skype y otras aplicaciones. En España su uso en el móvil es aún muy limitado (no llega al 2% del tráfico de datos móviles, según fuentes de las operadoras) pero, con el potencial de crecimiento de WhatsApp, las telefónicas pueden equivocarse de nuevo si infravaloran sus posibilidades. Ése sería otro bocado tremendo a sus ingresos.

Un estudio de KPMG les advierte del fenómeno de los OTT (siglas del inglés over the top, referidas a terceros que prestan servicios a través de internet) y los riesgos de ir perdiendo la vinculación con el usuario para un mayor número de servicios. ¿Qué hacer? Hay un arma que sigue en su mano: la Red. Si no paga el que está en un extremo de la línea, que pague el otro: el consumidor.

Tras un proceso de compra de empresas que ha servido para eliminar competidores, el año pasado las telecos ya se plantearon subir tarifas. La tendencia no para ni es sólo cosa del móvil, menos aún en un mundo donde la frontera entre móvil y fijo está cada vez más diluida y lo común son los contratos que incluyen móvil, fijo y TV.

Dicen las telefónicas que lo que hacen no es subir precios, sino «reposicionarse» porque ofrecen algo a cambio: mayor cantidad de datos, mayor velocidad, conexiones a internet desde el extranjero o canales de TDT. ¿Es posible permanecer en la tarifa anterior? La respuesta es no. Suben para todos los clientes, los que viajan al extranjero y los que no, los que sobrepasan su límite de datos y los que nunca lo alcanzan. Suben, aunque casi nadie compruebe si la velocidad prometida se cumple. La última subida, realizada por Movistar, Orange y Vodafone este año, se sitúa entre dos y tres euros al mes. Nuestro amor por WhatsApp, Youtube y Google nos va a salir cada vez más caro.

 
(fuente: http://www.elmundo.es/papel/todologia/2016/04/26/571e1e1a268e3e37528b4595.html)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 


 

 
 
 
 
 
Publicado en Noticias

Después de que Movistar anunciase que va a empezar a cobrar por el consumo de adicional de datos, en ABC Tecnología te estamos ayudando para que controles tu factura y no te lleves un susto a final de mes. Ya te hemos dado unas pautas sobre cuántos megas debes contratar en tu tarifa y ahora vamos a seguir ofreciéndote nuevos datos.

La compañía de Telefónica ha advertido ya a sus clientes que, a partir del 18 de mayo, cobrará a un precio de 1,5 cents/MB hasta 1 GB adicional. ¿Pero cuánto es eso? ¿Un WhatsApp? ¿Mirar Facebook? Te advertimos que dar cifras exactas es imposible pero quizás podamos ayudarte a que te hagas una idea.

El consumo de datos en los «smartphones» conviene vigilarlo. Cuando miras Instagram, subes una foto, consultas una página web... Todo ello supone un gasto que siempre debe ir acorde a la tarifa contratada, cuyo plan para navegar por internet se renueva cada mes.

En todo este proceso influye la velocidad, es decir, la rapidez con la que puedes ver vídeos, descargarte fotos o consultar páginas web. Se mide en Kbyte, megabyte (MB) o gigabytes (GB). Recuerda que 1 GB son unos 1000 MB.

En este sentido, conviene señalar que no es lo mismo ver un vídeo de un minuto o cinco en Youtube así como la calidad que ofrezca el visionado, ya sea baja, media o alta. A mayor calidad, mayor consumo de datos.

Por otro lado, está la oferta del mercado. Es amplia y variada y ofrecen al cliente, además de las llamadas, la posibilidad de contratar 1 GB, 2 GB, 3 GB, 5 GB... para navegar por internet.

En la actualidad, todo archivo que pese 250 Kbytes es pequeño, es decir, consume muy pocos datos de nuestra factura. Ya todo se mide en MB y GB. Por ejemplo, un mensaje de 100 caracteres en WhatsApp suponen unos 0,94 Kb.

Sin embargo, hay ciertas acciones que ya pasan a consumir mínimo 1 MB como por ejemplo, visitar una página web como ABC o revisar el muro del Facebook durante un minuto. Sin embargo, este tipo de acciones las hacemos continuamente y varias veces al día.

Orange, en su página web, ofrece al usuario ciertas nociones y advierte, con razón, que «el streaming de música y vídeo es el mayor enemigo de tu bono de datos». Y es que ver un vídeo de unos 4 minutos en Youtube en calidad media sin estar conectado a una red wifi supone un consumo aproximado de 10 MB. Y si escuchas música desde Spotify, en función de la calidad y duración, se van entre 2 y 9 MB por canción.

¿Y sabes cuánto supone 1MB de tu tarifa con solo usar las redes sociales? Orange pone cuatro sencillos ejemplos:

- Compartir 3 fotos en Instagram

- Publicar 5 post con solo texto en Facebook o una actualización de su estado si va con foto.

- Tuitear 17 veces o 4, si los tuits van con imágenes.

En Pinterest, navegar con tu «smartphone» durante un minuto puede llegar a consumir hasta 3,5 MB y acceder a Google Maps, hasta 1 MB por minuto.

Mejor con wifi

Sin embargo, hay acciones que pueden ocasionarnos el consumo de nuestros datos contratados en un solo día. Por ello, será mejor evitarlas hasta que no estemos conectados a una red wifi.

Por ejemplo, según las estimaciones de Netflix, ver a través del «smartphone» una de las series puede suponer hasta los 0,7 GB por hora en calidad media o 7 GB por hora en Ultra HD.

En Youtube, un vídeo en HD son unos 5 MB y descargarte ABC desde Kiosko y Más, unos 27 MB. Un solo minuto de una videollamada son 30 MB, aproximadamente.

La descarga de aplicaciones también son «peligrosas». Aunque varían, instalarte una aplicación tan popular como Wallapop son 40 MB.

 

 
(fuente: http://www.abc.es/tecnologia/redes/abci-cuantos-megas-consumen-whatsapp-youtube-o-facebook-201604222158_noticia.html)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 


 

 
 
 
 
 
Publicado en Noticias

Contactenos

  •   Carrer Isabel la Católica, 41, 03803. Alcoi. Alicante
  •    902 876 892 - 965 337 373
  •  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  •  altelcom.tienda-online.com

Sobre Nosotros

Alcoyana Telecomunicaciones nace en 1994, con la idea de cubrir las necesidades de las empresas en la rama de las comunicaciones. Principalmente dedicada a la instalación de centrales telefónica, mantenimiento, redes informáticas, accesos inalámbricos, tanto punto a punto como para conexión a Internet.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto